Alfredo Molano conoce a Colombia como la palma de su mano. Ha viajado a través de ella con una única intención: encontrar las historias que la guerra dejó. Así, se volvió vocero de las cientos de víctimas que han dejado el conflicto armado, la opresión, la desigualdad y la injusticia en el país.

Molano se ha vuelto escritor y periodista en el camino. Se graduó como sociólogo en 1971 de la Universidad Nacional de Colombia, y desde ahí comenzó sus viajes. Se adentró en la violencia en la que vivía Colombia con su guerra larga y agotable; se volvió conocedor de todos los temas y problemáticas que aquejaban al país, incluyendo grupos armados, narcotráfico, delincuentes, corrupción política e injusticias sociales. De ahí partió para realizar su trabajo, pues ha dedicado sus obras a investigar, escuchar y denunciar.

Actualmente es uno de los personajes más relevantes en la historia del país, o mejor dicho, de su reconstrucción. Su trabajo contempla el antes y después de Colombia a partir del Bogotazo (9 de abril de 1948), abarcando casi la segunda parte del siglo XX, en donde se desató una violencia ideológica, política y sanguinaria en todos los rincones del país. El escritor parte del origen de los problemas sociales que aquejan a Colombia desde el principio y que afectan, en su mayoría, a los campesinos, mujeres, negros y minorías sociales.

Es un hombre tímido que, cuando habla, revoluciona al que lo esté escuchando. Sus palabras no son suyas, pues las ha adquirido en sus viajes e historias. Escribir es su todo, porque allí entiende que la pluma le pertenece al que quiere hablar y que él es solo un intermediario que logra responderse en el trabajo que hace.

El campo colombiano se convirtió en su hogar. Aparecieron las personas correctas, los oprimidos y las víctimas con algo por decir. Así fue como su obra se centró en narrar el fondo del corazón del país desde lo que vivieron y sintieron aquellos a los que el conflicto armado encontró y les quitó todo.

molano

Alfredo Molano cuenta con un aspecto en especial, y es que conoce la historia de las Farc desde que comenzó como movimiento campesino del centro del país (Tolima), adentrándose en su etapa de reclamo a la ausencia de Estado y en su transición a la violencia. A partir de eso, empezó a interesarse por el surgimiento de otras guerrillas, la utilización de la plantación de droga, la hegemonía política y los cambios trascendentales que el país estaba tomando.

Así fue como se dedicó a su pasión: escribir. En 1985 comenzó a publicar sus libros, los cuales siempre se ha caracterizado por retratar la guerra mediante testimonios de aquellos que han vivido el conflicto.

Investigación tras investigación y viaje tras viaje lo llevaron a denunciar y reclamar por las injusticias que fue encontrando en boca de las víctimas. Gracias a ello, no se salvó de la cruz que se llevaron muchos líderes de Colombia: la amenaza. Sin embargo, no le teme ni a eso, ni a la muerte. Sólo le interesa ser oídos y pluma para los que quieren hablar.

En 2001 y 2002 se desempeñó como profesor visitante en la ciudad de Barcelona y Stanford, a raíz de varias amenazas que le comenzaron a llegar y que lo obligaron a exiliarse.  A pesar de todo, eso no fue impedimento para que continuara con su compromiso como el escritor del campo colombiano. Al cabo de un tiempo regresó al país y se involucró nuevamente en los temas del conflicto, las víctimas y su dolor, y que ahora comenzaba con ansiedad a buscar un escenario de paz.

Molano conoce a la perfección el mapa del país, pues no tiene problema en señalar los municipios, ríos y líneas del destino de cada lugar. Su memoria guarda fechas, acontecimientos y nombres, además de mantener presente el hilo y la cronología de cada suceso que desató la guerra.

Durante el proceso de paz en Colombia, Molano se desempeñó como consejero especial para la Comisión de los diálogos de paz. También ofreció conferencias en el país y fuera de él, contando historias sobre el conflicto armado desde la voz de las víctimas. Ahora, sigue dedicándose a la academia, a la escritura y a su rol como columnista de opinión en el diario colombiano ‘El Espectador’.

Después de conocerse los resultados del Plebiscito por la Paz, Alfredo Molano continúa escribiendo y participando en los diarios, así como es tenido en cuenta por las instituciones educativas para llevar su ejemplo al ideal del fin de los tiempos difíciles en Colombia. Su último libro, “A Lomo de Mula”, lanzado en el presente año, continúa denunciando los estragos de las Farc en la población civil y desentraña la trayectoria del grupo armado desde la visión de las Repúblicas Independientes, un pequeño corregimiento ubicado en el departamento del Tolima.

Su libro y el arduo trabajo que ha elaborado durante bastante tiempo y por todo el país, reconstruyendo la memoria de las víctimas, lo hicieron merecedor del Premio Simón Bolívar a la Vida y Obra de un Periodista, pues tal y como lo comentaron los jurados del premio, “Alfredo Molano Bravo lleva toda la vida dándole vueltas a Colombia como si él fuera su guardián”.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Valeria Cuevas González

Periodista desde siempre. Apasionada por las historias y los viajes. La escritura es mi constante camino, encuentro y representación. Soy una estudiante empedernida, me gusta aprender en todo momento, estar inmersa en diferentes contextos, lugares e idiomas para conocer la pluralidad del mundo. Estoy interesada en el contexto internacional, en especial, el latinoamericano y de Medio Oriente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.