El pasado 10 de septiembre, Catalina García Barón llegó al centro comercial Unicentro a pagar sus cuentas bancarias y telefónicas. Ella no imaginó que, en ese momento, el lugar se convertiría en un escenario de rechazo a la campaña del no al plebiscito.

El video que compartió la joven en la tarde ese sábado, en su cuenta en Twitter, se hizo viral y fue tendencia en Colombia, con respuestas de apoyo y de desaprobación a lo que había sucedido en el norte de Bogotá.

Catalina presenció todo el problema y decidió unirse a quienes estaban en contra de la campaña. “Pienso que es muy agresivo que personas como Zuluaga y Uribe hagan este tipo de campañas en contra de la paz. Es aterrador”, comentó en entrevista con ‘Punto y Aparte’.

“¡No más Uribe. No más Uribe!”, fueron algunos de los gritos que se escucharon ese día en contra de la campaña por el no, mientras que el grupo que lideraba Zuluaga respondía con “¡Sí más Uribe, sí más Uribe!”.

“Lo interesante es que en un centro comercial tan emblemático se generara una expresión social espontánea en respuesta a la campaña del no. Claramente no era un escenario para el debate y para los argumentos, ya que no era un foro ni un conversatorio”, afirmó Catalina.

Zuluaga llegó a Unicentro acompañado de dirigentes políticos de su mismo partido, como Samuel Hoyos Mejía, representante a la Cámara por Bogotá, quien cuestionó la “presencia de miembros del Gobierno” durante los insultos.

Junto a Hoyos, también estuvieron los concejales de Bogotá Daniel Palacios y Ángela Garzón, del Centro Democrático.

A pesar de que en los videos compartidos en redes sociales no se evidencia agresión física contra los promotores del no, Zuluaga afirmó en su cuenta de Twitter que su comitiva había sido víctima de agresión física.

“Hoy en Unicentro hicimos pedagogía por el no. Recibimos agresión física, verbal, saboteo e insultos por grupos del sí. Lamentable irrespeto”, aseguró.

“Ese día muchas personas que estábamos en Unicentro reaccionamos a favor de la paz diciendo ‘no más guerra’. Poco a poco fuimos más y más. En redes estigmatizan diciendo que fue un saboteo o que fue un asunto de insultos y malos tratos, lo cual no sucedió”, afirmó García Barón.

Lo que sí hubo fue chiflidos e abucheos de ambas partes. Quienes favorecían el no gritaron: “No más insultos, queremos argumentos”, y quienes se aglomeraron a favor del sí gritaron al unísono: “¡Fuera, fuera!” y “ellos no ponen los muertos, no son sus hijos los que van a la guerra”.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de María Camila Tinoco

Periodista apasionada por la investigación y el mundo digital. Cinéfila. Melómana. Curiosa. Buscando historias.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.