El pasado 19 de septiembre, la Universidad Externado de Colombia fue sede de un debate entre las senadoras Paloma Valencia, del Centro Democrático, y Claudia López, del Partido Verde. Ambas defendieron sus posturas frente a las campañas del sí y el no en el plebiscito.

Valencia acuso erróneamente a López de ser “la promotora de la parapolítica”. De inmediato, el malestar de los asistentes se hizo evidente con chiflidos.

“Yo extraño a la senadora Claudia López en la lucha de evitar los violentos en la política. Yo la veía a usted luchando por las penas bajitas que les querían dar a los paramilitares. (…) Me duele mucho que no le importe que los criminales hagan política, cuando usted fue la que promovió la parapolítica… perdón la denunció”, fueron las palabras de Valencia.

La senadora López, en su réplica, expresó que en el 2003 el expresidente Uribe ofreció “amnistía absoluta a los paramilitares”, pero que gracias a la lucha de ella y de diversos congresistas y ONG internacionales se logró que una Ley de Justicia y Paz, que le daba impunidad absoluta a esos paramilitares, se cayera en la Corte.

“Yo no gobierno con un Congreso con paramilitares elegidos antes de que entregaran las armas y con las armas. Esa era la representación política del paramilitarismo: sin entregar una sola arma, usándolas”, afirmó la senadora del Partido Verde.

López, además, cerró la discusión diciendo que el Estado colombiano no era el que se estaba entregando a las Farc, sino el grupo guerrillero ante la Constitución del país.

“Las Farc duraron 50 años tratando de tumbar el orden constitucional, el Ejecutivo, el Congreso y no lo lograron. Ahora nosotros decidimos (…) Las Farc se están sometiendo a nuestro orden: no querían plebiscito y no se los permitimos. Ahora todo depende de nosotros”, concluyó López, en medio de una euforia de los estudiantes que demostraba su apoyo hacia la campaña por el sí.

Al final del encuentro, la senadora López le comentó a ‘Punto y Aparte’ cuáles son las expectativas de este acuerdo de paz con las Farc.

¿Por qué se debe votar sí en el plebiscito por la paz?

A diferencia de los que promueven el no, creo que la única forma para salir de las Farc, a las que el 97 por ciento de los colombianos detestamos, es negociando, tal como lo hemos hecho en los últimos años en Colombia. Solo de esa manera lograremos someterlos a la institucionalidad colombiana.

¿Por qué se debe salir a votar este 2 de octubre? ¿Qué se estaría perdiendo en Colombia si la gente no vota?

Este es un acuerdo sensato. Ellos nos dan las armas, la coca y las minas, porque así lo establece el acuerdo y porque hay verificación nacional e internacional en torno a ello. A cambio de eso, nosotros les respetamos la vida.

Por otro lado, el Estado se va a hacer cargo de las 65.000 familias que pertenecieron a esta facción armada, y finalmente, los dejaremos hacer política pero sin armas, porque es de ese modo que llevan 60 años practicándola.

Yo creo que la gente debe salir a votar sí porque será el primer paso para tener un país muy distinto al que conocemos hoy. Las Farc han sido la excusa para que no hayamos podido solucionar problemas estructurales como la corrupción, la educación, entre muchos otros. Este acuerdo apela a un cambio radical, por lo que merece un voto de confianza.

¿Cómo cree que será Colombia en unos 20 años si se aprueban los acuerdos?

Sin las Farc, este país tendrá una agenda distinta en los próximos 20 años. El panorama nacional será el que los ciudadanos queramos que exista, no el que la guerra nos ha impuesto hasta ahora.

Sobre El Autor

Imagen de perfil de Maria Fernanda Orjuela

Soy una persona apasionada por la lectura, por el arte y la cultura. Me gusta ser elocuente con mis acciones y mi pensamiento. Valoro la generosidad y el respeto y creo en la construcción de un país posible para todos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.